Reclamo de las mujeres en Bouwer a pesar del silenciamiento del SPC

En una semana plagada de denuncias dentro y fuera de las cárceles de la Provincia de Córdoba, anoche se hicieron públicas diferentes versiones de un motín en la cárcel de mujeres de Bouwer.
Con muy poca información desde adentro, con el silencio de la institución carcelaria a cargo del SPC, y con la infaltable colaboración de los medios hegemónicos que buscan a toda costa ocultar, lo que está claro es que la situación de las mujeres privadas de libertad está llegando a un punto insostenible.
Se supo que funcionó la inhibición de celulares, y nadie pudo sacar noticias desde adentro. Pero afuera hay familiares tratando de saber que pasa.
Desconocemos, por el silenciamiento impuesto por la institución, de qué modo están reclamando. No podemos saber qué formas tienen sus reclamos.
Los motivos van desde lo más doloroso, como la muerte de una mujer de 30 años que se habría ahorcado en una celda (según versiones de medios hegemónicos habría sido un suicidio, ni siquiera esto está comprobado oficialmente: de lo único que hay certeza es de la responsabilidad del Estado en que, suicidio o no, se haya llegado a ese punto) y sería la segunda muerte en lo que va de 2019, como también la falta de atención médica, la situación con lxs niñxs, y la constante presión y amedrentamiento que reciben las mujeres allí alojadas.
Hubo reclamos anoche por parte de las reclusas que fueron reprimidos por las fuerzas de choque.
Una de las “respuestas” a los reclamos fue realizar compulsivos traslados de varias mujeres a distintas unidades penitenciarias de la provincia.
Por estas horas no está claro si hay un motín aún, pero los reclamos existen y se han hecho, y han sido silenciados una vez más.
Ahora mismo se encuentra apostada en la puerta de Bouwer la Guardia de Infantería, dando indicios de que aquello que la institución carcelaria quiere silenciar está saliendo y reproduciendose de tal modo que ya es difícil de tapar.
La vulnerabilidad de estar privadx de la libertad e intentar reclamar derechos, es extrema en las cárceles de Córdoba. Resta quedar alertas y poner a funcionar todas las herramientas posibles para hacer visible desde afuera esas voces que el sistema intenta callar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s