Cuatro policías al banquillo por encubrir a un violador serial

“Yo sabía, yo sabía que a los violadores los cuida la policía”, gritan las calles en cada movilización del movimiento de mujeres y contra el patriarcado. Es un secreto a voces producto de innumerables relatos y rumores sobre situaciones de femicidas, violadores, golpeadores con amigos o contactos en las fuerzas represivas. Esta vez llegan a la justicia cuatro policías acusados de encubrir al violador serial Leandro Raúl Castañares.

En mayo de este año la Cámara 3ra del Crimen condenó a 15 años de prisión a Leandro Raúl Castañares por seis casos de violación. Usaba Facebook y anuncios laborales para llevar adelante los hechos, que sucedieron en La Calera y en Córdoba en el año 2016 (los que fueron denunciados y llegaron a la justicia).

En el marco del mismo juicio llamó la atención que parte de su modus operandi era pasar por comisarías a saludar a policías amigos mientras llevaba a las mujeres engañadas, en algunos casos incluso llegó a decir que era policía, usando esto como modo de amenazas a sus víctimas, si llegaban a denunciarlo.

La complicidad del patriarcado

Sin embargo lo que llevó adelante a investigar más a fondo a la policía, fue el episodio que tuvo que vivir una de sus víctimas que logró escapar, pidió ayuda a un vecino y llamaron a la policía. Cuando los uniformados llegaron al domicilio uno de ellos dijo, como si se tratara de cualquier cosa: “Ya hablé con el Leo; no lo va a hacer más. Ya le cayó la ficha, ya lo entendió. No te conviene denunciar porque, si no, vas a salir a las 9 de la mañana porque tenés que ir a Sanidad Policial y otras cosas”.

Ni sus vinculaciones con la policía, o ser hijo de un policía retirado, o ser el DT de un equipo de fútbol conformado por policías, o tener en su círculo de amigxs y familiares a policías, o haber pasado con las víctimas en el auto a saludar a sus amigos en la comisaría fueron llamativos para la justicia, sino la impunidad del oficial para encubrir a un violador disuadiendo a una víctima como si se tratara de cualquier cosa.

A juicio

El fiscal de instrucción del Distrito 2, Turno 7 de la ciudad de Córdoba, Tomás Casas, resolvió  llevar a juicio a cuatro policías: Diego Busto, Gabriel Miranda Ércoli, Daniel Vigil y Lucas Gómez, acusados de encubrir y proteger a Castañares, un violador serial, sin desconocer -aparentemente- lo que el hombre hacía. Los policías acusados trabajaban en la zona de La Calera, Saldán y Villa Allende al momento de suceder las violaciones.
***

Esta semana se hizo publicó un informe sobre la cantidad de policías a quienes se les retira el arma reglamentaria por denuncias de lo que allí denominan “violencia intrafamiliar”. El 32% de los casos de agentes a los que se les retira el arma fuera de la hora de servicio se debe a este motivo, que sobre el total de la planta de policías en nuestra provincia es a razón del 1% del total, que podría parecer un pequeño porcentaje, pero equivale a 250 efectivos. Semanas atrás se conocían dos episodios, uno en el que un policía con su arma reglamentaria asesinaba a su pareja; y otro en que asesinó a su pareja y a la madre de esta para luego suicidarse. Tres femicidios en una semana con el arma reglamentaria.

En el caso de este violador serial, tres días después de que el oficial “hablara con Leo”, Castañares violó a otra mujer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s