A un año de los allanamientos: los hechos de una jornada impensada

El jueves 31 de agosto de 2017 se allanaron 11 locales políticos, sociales, culturales, incluida la casa de un familiar de la Coordinadora de Familiares de Víctimas de Gatillo Fácil. El fiscal del Distrito 1 Gustavo Dalma libró las órdenes y por la tarde brindó una conferencia de prensa en Tribunales II para explicar el “éxito” del operativo.

Hoy se cumple un año de aquella jornada impensada que trajo todo tipo de sensaciones y recuerdos de las peores épocas, haciéndolos realidad a casi 40 años de haberse restaurado la democracia. La mañana comenzaba con una alerta a medios de comunicación y organizaciones sociales acerca de un primer allanamiento en la sede de la Coordinadora de Familiares de Víctimas de Gatillo Fácil (hoy cerrada), conocida como la casa 1234, donde se realizaban actividades culturales, y cooperativas para pibxs de los barrios y donde las familias encontraban un espacio de encuentro y contención.

A las 14 hs de ese mismo día el listado de allanamientos podía leerse en las redes sociales:

“Allanamientos hasta el momento (14:10)

1,- Casa 1234. Barrio Güemes

2,- Ateneo Social Anarquista. Barrio Güemes

3,- Comedor del Frente de Organizaciones en Lucha. Barrio Müller.

4,- Biblioteca Popular de Villa la Maternidad.

5,- Kasa Karakol (Federación de Organizaciones de Base).

6,- Operativo en la Casa de una de las madres.

7,- Local del Partido Obrero (centro de la ciudad).

Orden de detención sobre madres que convocaron a la marcha contra el gatillo fácil el lunes pasado.

Tres personas que fueron llevadas a la comisaría, no quedaron detenidas, solo fue constatación de identidad.

El Fiscal Dalma, informó que hay 11 órdenes de allanamiento libradas.”

Faltaban más; a esa altura se trataba de una cacería que alertaba a Córdoba, manteniendo en vilo al resto de las organizaciones políticas, de Derechos Humanos, sindicales, culturales, y del resto del país que no salían de su asombro.

Las imágenes que llegaban y se repetían en cada local allanado eran infames y dolorosas: policías y móviles sin placas identificatorias, de la confiscación de computadoras, banderas, carteles, instrumentos musicales, libros y hasta mercadería para copas de leche.

Por la tarde, y frente a los reclamos que llovían en medios de comunicación y redes sociales, el fiscal Dalma, a cargo de emitir la orden de los 11 allanamientos, brindó una conferencia de prensa en Tribunales II, en la que con suma indiferencia no supo dejar ninguna claridad sobre los motivos de una medida de esas características, y mencionó –ante las insistentes preguntas de lxs periodistas- que era una acción legal, normal en el marco de una investigación, y que no tenía ningún tinte político.

Tampoco explicó bajo qué criterios manejó semejante persecución. Menos aún respondió porqué habían detenido incluso al fletero que llevó las banderas y el sonido a la tercer movilización nacional Contra el Gatillo Fácil que se había desarrollado días atrás y que fue -debido a la roturas de los vidrios en una financiera durante la marcha- la excusa para llevar la caza de brujas.

Esa conferencia fue transmitida en vivo desde el Facebook de Mucho Palo Noticias, sin embargo el link fue retirado sin aviso alguno por parte de la red social.

El reclamo no se hizo esperar y casi en el mismo momento se llevó adelante una gran concentración en Colón y Gral Paz, con una masiva e intimidante presencia policial que desplegó un corralito humano alrededor de la manifestación, en todo momento.

Posteriormente las organizaciones estuvieron lidiando por meses con la justicia para recuperar el material confiscado de sus locales, incluso muchas pertenencias continúan sin haber sido recuperadas.

En algunos locales políticos, como en la Casa Cultural Karacol se ha vuelto una costumbre ver en la entrada del lugar una posta policial, con un constante acoso en las inmediaciones a quienes salen del lugar y más aún si intentan cruzar el puente de la Casa de Gobierno.

Un año después la situación represiva, la persecución a militantes, la judicialización a comunicadorxs populares, y la demonización de la lucha organizada no ha cesado, y ha sido asociada incluso con prácticas terroristas o subversivas que nos remontan a las peores épocas de la historia reciente.

La memoria es un ejercicio de resistencia, por eso es importante este recuento de hechos sucedidos, de las declaraciones e imágenes, como una manera de mantener la alerta sobre una situación tal vez impensada pero que sucedió, hace sólo un año atrás.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s