Se nos fue la guerrera

Se nos fue la guerrera.

Hasta el último minuto peleando por justicia. Se nos fue del mismo modo que Adriana, que Cachito. Haciendo de la humildad y el compromiso un gesto cotidiano, un ejemplo de vida.

Quienes regresaron del infierno, saben el secreto de la vida y de la muerte. Pero tipas como Nilda Eloy, saben también el misterio de hacer del dolor un motor para no bajar los brazos, para no detenerse, para pensarse en colectivo y andar con todxs, con la memoria en las dos manos.

Extrañar a Nilda, ahora, es seguir entonces caminando, sin darle permiso a la desesperanza. Seguir buscando a Julio. Seguir exigiendo justicia para Santiago. Seguir nombrando a los y a las 30.000. Seguir dibujando sonrisas tan maravillosas como la de ella en nuestro horizonte inmediato.

Duele una inmensidad su partida. Pero haberla conocido y querido es parte de nuestro ADN, de nuestro compromiso en las revoluciones que faltan. Duele y obliga.

Hasta la justicia, compañera.
Hasta la victoria, Nilda querida, siempre.

Por Claudia Korol

25 de agosto, La Plata, marcha por #ApariciónConVidaDeSantiago, Nilda en pie de lucha hasta el final, siempre. (Foto: Otra Óptica -Foto Informe)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s