Abuso policial sobre niños

Por MPN: Diez meses atrás el oficial subinspector Guillermo Torres asesinaba al pequeño Santino Cabanillas, de tan solo 1 año y ocho meses. Se logró la detención del policía diez meses después, hace siete días. Se dio a conocer un video que lo implica en un hecho de abuso policial.

Hace diez meses atrás el oficial subinspector Guillermo Torres asesinaba al pequeño Santino Cabanillas, de tan solo 1 año y ocho meses. Se logró la detención del policía diez meses después, hace siete días. Hoy se dio a conocer un video que lo implica en un hecho de abuso policial.

Las imágenes serian del 8 de septiembre de 2016 a las 5:25 de la mañana en barrio San Roque, de Córdoba Capital. En el video se puede ver a dos jóvenes corriendo abrazados, frente al móvil policial, que mediante gritos, amenazas y disparos al aire, obligan a los jóvenes a correr unos 300 metros. Unos de los policías le dice al otro: “Te juro que si tuviera una escopeta los cago de un escopetazo…”, mientras los apura con la camioneta policial a los dos adolescentes de 13 y 14 años cuyo único error fue salir de madrugada de la casa de uno, luego de jugar a la Play Station.

La fiscalía a cargo del hecho, que terminó con la vida de Santino, por el cual estuvieron detenidos diez meses dos jóvenes, comprobó que ellos no dispararon -contrario al relato que dieron los policías que venían persiguiéndolos-, recibió el video a través del abogado de la causa de Santino Cabanillas, Carlos Nayi; el mismo fue entregado por otro personal policial al abogado.

Si bien el video habría sido tomado hace mas de un mes y fuera virilizado por los grupos de Whatsapp de la policía, fue solo 24 horas después que se hiciera público el video, el Tribunal de Conducta Policial y Penitenciario ordenó el pase a situación pasiva del suboficial Guillermo Torres y del cabo primero Waldo Miranda Encinas.

Con la detención del suboficial queda poco margen a justificar el hecho ocurrido en Marquez Anexo, como un hecho fortuito, ya que con estas pruebas se podría demostrar un patrón de ejercicio de violencia y abuso en la función policial del oficial Guillermo Torres.

No es un policía es toda la institución, resuena la frase, y nos recuerda que, cuando la policía asesinó a Güere Pellico, e hirió a su primo Maxi, ese mismo policía, el oficial Leyva, había asesinado a otro joven, Ezequiel Paneta, un año atrás. Lo pudo hacer porque seguía libre y ejerciendo la función policial. Solo después del segundo asesinato en su haber, y gracias a la movilización fue puesto tras las rejas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s