¿De qué hablamos cuando hablamos de Código de Faltas en Capilla del Monte?

En las últimas semanas, donde el tema discutido en la legislatura cordobesa fue la modificación del código de faltas y la incorporación del proyecto oficialista “código de convivencia ciudadana”, en Capilla del Monte los ciudadanos son víctimas de las arbitrariedades que dichas normas brindan a la fuerza policial para hacer con ellos lo que les place. Paola Lazarte padeció el avasallamiento de sus derechos amparado en la ilegalidad que firman los legisladores cuando se reúnen en el recinto.

Paola vive en la ciudad de Capilla desde hace dos años. Oriunda de Córdoba, eligió esta ciudad escapando de la situación de violencia que sufría por parte del padre de sus hijos, luego de haber realizado reiteradas denuncias y sin ningún resultado. En sus palabras: “me fui porque si no terminaba en un cajón y mi marido preso”. Madre de cuatro hijos, todos menores, se hace cargo por completo de sostener su hogar ya que su ex pareja tampoco cumple con la cuota alimentaria.

Desde fines del 2013 trabajaba realizando tareas de cocina en el Geriátrico Santa Lucía, cerrado hace algunos meses debido a los terribles abusos a los que eran sometidos los ancianos por parte de uno de los empleados. Paola, quien desconocía por completo esta situación, fue despedida y aun le adeudan 5 meses de trabajo. Luego de llevar su curriculum a distintos lugares y sin ninguna respuesta, pidió al intendente, Gustavo Sez, que la ayudara a conseguir algún trabajo que le permitiera darle de comer a sus cuatro hijos, la respuesta fue que como mínimodebía tener cinco años viviendo en Capilla del Monte.

Frente al abandono por parte del Estado, una mañana se guarda un kilo. de carne del supermercado de la Cadena Cordiez ubicado en esta localidad. Paola reconoce haberlo hecho, motivada por la necesidad: “ese día no tenía que darle de comer a sus hijos”.

En el supermercado, cuando descubrieron lo sucedido y como no contaba con dinero para pagarlo, llamaron a la policía quienes inmediatamente la arrestaron. Gracias a la intervención de abogados y organizaciones del pueblo le fue dada la libertad a las dos horas. Sin embargo y desconociendo la decisión de la fiscalía de Cosquín, el comisario decide no concedérsela quedando detenida por 10 días. La contravención que eligió fue “negación a identificarse” y se la comunicó el últimodía de arresto.

Lo mismo hubiera sido cualquier artículo del Código de faltas: cuando Paola estaba por firmar su libertad el comisario se acercó y le dijo que: “el trajo a su hijo y de ahora en más los errores que cometan sus hijos los van a empezar a pagar sus padres; acá las cosas van a cambiar, ya no van a ser como antes”. Se refería a su hijo de 15 años. Días antes, había sido detenido y golpeado. Paola lo llevó al hospitalpara que lo revisen y dejó asentado que su hijo había recibido esos golpes por parte de dos policías.

Durante esos diez días Paola sufrió diversos maltratos psicológicos agravados por su situación de enfermedad. Paola padecía cálculos en la vesícula e infección urinaria. Tuvo que ser atendida en el hospital varias veces, le dieron calmantes, incluso la médica que la atendió fue clara con respecto a la necesidad de que Paola fuera atendida con los cuidados correspondientes, no podía seguir detenida- Nada de esto pareció relevante para el comisario-juez, quien le concedió la libertad luego de 10 días y debido a que Paola debía ser internada.

Además de Paola, estuvo detenida otra mujer, quien estaba embarazada. La razón de su detención se debió a que no tenía donde dormir y se refugió en una casa inhabitada. Ambas detenciones incumplen lo establecido por el artículo 24 del Código de ya que prevé el arresto domiciliario cuando “se tratare de mujeres en estado de gravidez o durante el período de lactancia” y “cuando se tratare de personas (…) que padezcan alguna enfermedad o impedimento que hicieren desaconsejable su internación en los establecimientos mencionados en el artículo 23”. Por su parte, este último establece que “el arresto se cumplirá en establecimientos especiales o en dependencias adecuadas de las que existieren”.

Estos no son casos excepcionales sino que pertenecen al cotidiano que hacer policial en Capilla del Monte. Hace un año y tres meses, un joven de 17 años llamado Jorge Reyna muere a golpes en la misma comisaría. Las detenciones son en su mayoría contravenciones, seguidas de abuso policial. De esto se trata cuando se habla de Código de Faltas en Capilla del Monte: En los hechos y para los habitantes de Capilla del Monte, así funciona el Código de Faltas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s