Un año del asesinato de Jorge Reyna

1465385_1379452622299957_777541036_n

Por: Mucho Palo Noticias / Se cumple un año del asesinato en una comisaria de Capilla de Monte, (Córdoba); del joven Jorge Reyna. Este domingo se realizará un acto exigiendo Juicio y castigo a los responsables materiales y políticos del asesinato. La concentración será este domingo 26/10- 18hs. Plaza San Martín, Capilla del Monte.

A un año del asesinato de Jorge Reyna por la policía de Capilla del Monte, convocamos a vecinos, vecinas, organizaciones sociales, de derechos humanos, culturales, asambleas socio-ambientales y partidos políticos, a concentrarnos este domingo 26 de Octubre a las 18hs. en la Plaza San Martín de nuestra ciudad.

Jorge Daniel Reyna tenía 17 años. Era de San Esteban, una pequeña localidad de no más de 1000 habitantes, ubicada al norte de la provincia de Córdoba, en la región del Valle de Punilla. El sábado 26 de Octubre de 2013 fue detenido en la comisaría de dicha localidad, a cargo en ese momento del Comisario Juan Castro, por un presunto robo, donde tras ser golpeado salvajemente por la policía, fallece. De inmediato trasciende la versión policial de que Jorge se había suicidado ahorcándose con una campera. Sin embargo, y luego de escuchar ridículas y contradictorias hipótesis, la única certeza que tenemos es que a Jorgito lo mandaba a robar la misma policía. Él quería salirse y no se lo permitieron, por el contrario, lo mataron.

Estas prácticas de violencia institucional se han extendido en todo nuestro país. Los aparentes suicidios son prensa de manera corriente, siendo un procedimiento más del modus operandi policial. Los casos de gatillo fácil, desapariciones y secuestros para la trata de personas se producen diariamente con la complicidad del poder político y judicial.

Al igual que Luciano Arruga, un chico humilde de Lomas del Mirador, provincia de Buenos Aires, que con todo el valor propio de los que solo tienen eso, se opuso a ser mano de obra de la maldita policía bonaerense y fue torturado y desaparecido, Jorgito como tantos chicos cuyos nombres no aparecen en ningún lado fue asesinado a golpes en la comisaría de nuestro pueblo.

Este 17 de Octubre, después de la incansable lucha desarrollada por la familia de Luciano, junto con las organizaciones populares que lejos de “esperar que sucedía con la causa” lucharon incansablemente, con plena conciencia de que la justicia no es para los pobres y solo la lucha traerá justicia popular, apareció el cuerpo de Luciano en el cementerio de la Chacarita, Capital Federal. Pero la lucha no termina, por el contrario, falta hacer pagar a los responsables, falta que ningún pibe más sea víctima de la violencia institucional.

Aquí, en la provincia de Córdoba “en el interior” donde pareciera que estuviéramos más desprotegidos aún, seguiremos pidiendo justicia, seguiremos luchando para que los responsables materiales y políticos del asesinato de Jorgito sean juzgados. Nuestro grito será más fuerte porque en él están las voces de todos/as los luchadores incansables que no se conforman; así como Vanesa, hermana de Luciano, sigue luchando, así lo haremos nosotros

Algunas cuestiones sobre la ilegal legalidad que los ampara

Esta política de seguridad represiva, tiene al Código de Faltas de la provincia de Córdoba como su principal herramienta. Este Código fue sancionado en 1994 bajo la ley 8431, y habilita a la policía a detener personas que consideren que estén cometiendo una falta, pudiendo imponerles una multa máxima de 5000 (art.106) pesos o días de arresto (180 días máximo, art.111).

Bajo esta figura la discrecionalidad policial se profundiza, garantizando la impunidad para delinquir, teniendo la policía potestad para detener personas, (art.123), siendo el mismo comisario o sub comisario quien dicta la condena.

Lejos de impedirlo, desde los municipios se apela al orden como medida ‘preventiva’, aplicando el Código de Faltas, ejerciendo un control permanente hacia la población, donde hasta se llega a prohibir las batucadas, por calificarlas como “reuniones públicas tumultuarias” (art. 99). Esta última figura, también puede utilizarse contra una manifestación, ya que la policía es quién define el carácter de lo “tumultuoso”. A pesar de su inconstitucionalidad, por violar el derecho a libre expresión y a peticionar a las autoridades, amparados en el artículo 14 de la Constitución Nacional, se mantiene vigente.

A partir de la figura del “merodeo” (art.98), la policía puede arrestar a quien considere que se encuentre en “actitud sospechosa”, cerca de edificios o vehículos. A esta tipificación le corresponde un sujeto “tipificado” por la policía, que corresponde a ciertos atributos estereotipados de la figura del “delincuente”: joven, pobre y morocho.

Jorge Reyna fue una víctima más de la violencia institucional, que tiene a la policía como brazo ejecutor de una cadena de corrupción donde ganan funcionarios, narcos y policías, todos bajo la bendición ilegítima de la ley.

Por eso exigimos:

*Justicia para Jorgito.

*Juicio y castigo a los responsables materiales y políticos del asesinato de Jorge Reyna.

*Basta de criminalización y persecución policial a los y las jóvenes.

*Derogación inmediata del inconstitucional Código de Faltas

Nos concentramos este domingo 26/10- 18hs. Plaza San Martín, Capilla del Monte. Les pedimos por favor se acerquen con velas.

Vecinos y Vecinas del Valle de Punilla

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s